• Clara López

5 cosas que debes saber sobre la ansiedad

Actualizado: 6 may

¿Imaginas los peores escenarios y te preocupa que puedan volverse realidad, aunque todo vaya aparentemente bien? ¿Sientes que constantemente te equivocas, dudas de tus decisiones y no entiendes por qué? ¿Te inquieta que los demás piensen o digan cosas negativas de ti y se alejen? Quizás tengas ansiedad*, te invitamos a aprender más sobre ella y cómo sobrellevarla.



1. ¿Qué es la ansiedad?


La palabra ansiedad proviene del latín anxietas y significa congoja o aflicción. Es la preocupación o miedo intenso ante una o varias situaciones, sean reales o imaginadas. Se pueden sentir ansiedad por algo que ocurrió o está ocurriendo -en el mundo real, por así decirlo- y también se puede sentir por situaciones internas o incluso por la posibilidad de que se materialice algún escenario catastrófico imaginado, como si fuera construir infiernos en el aire.


Puede surgir en un momento determinado o formar parte de la vida cotidiana de una persona. De igual manera, puede emerger y desaparecer en un lapso determinado de tiempo, como respuesta a un evento más concreto, o mantenerse de manera prolongada y difusa a lo largo de varios meses, años o incluso toda la vida.


A veces se puede identificar claramente qué está generando ansiedad y, usualmente, en estas situaciones, la ansiedad se calma cuando situación o evento se resuelve. Pensemos, por ejemplo, en perder el trabajo o sufrir una enfermedad delicada.


En otras, sin embargo, no se tiene idea de qué es lo que causa ansiedad y, simplemente, la sensación de peligro se va pasando a diferentes escenarios, sin resolverse. En estas situaciones, puede incluso llegar sentirse ansiedad por la mera expectativa de que algo podrá ponernos ansiosxs.



2. ¿Por qué sentimos ansiedad?


La ansiedad es una respuesta ante un peligro. Lo complejo surge cuando no hay algún peligro inmediato en nuestro entorno y, aun así, sentimos ansiedad, como si nuestra vida peligrara en ese momento.


Para el psicoanálisis, esto se explica hablando de las amenazas internas. Para nuestra psique, no hay diferencia entre una amenaza externa (como un ataque a nuestra vida) y una amenaza interna, ambas provocan la misma respuesta. Cuando se trata de una amenaza interna, sin embargo, casi nunca se sabe de qué se trata y es una amenaza crónica, lo que nos deja en constante estado de ansiedad.


¿A qué nos referimos con amenazas internas? A todo lo reprimido. Cuando algo resulta conflictivo para nuestro aparato psíquico, se reprime; pero, ese material reprimido no se queda guardado lejos de nuestra consciencia, sino que aparece cuando hay elementos similares. Al momento en el que algo reprimido aparece en la conciencia, se vive con gran ansiedad.


Por ejemplo, pensemos que, por un lado, sentimos la obligación de estar agradecidos con nuestra familia, pero, por el otro, es una relación muy dañina. Se reprime la furia y rencor porque resulta conflictiva y se queda la imagen “limpia” de una buena familia. Cuando hay algún conflicto o discusión, se toca esa furia y rencor reprimidos y salen a la luz. Aparece la ansiedad, no por la pelea, sino por lo que se filtró de nuestro propio inconsciente.


3. ¿Toda la ansiedad es problemática?


Depende de cómo afecta nuestra vida. Sentir ansiedad unos días esporádicamente, usualmente no nos lleva a buscar una psicoterapia o un psicoanálisis. Hay casos donde la ansiedad es tan fuerte, que puede paralizante e incluso impedirnos desarrollar nuestra vida


Al final, cada quien determinará en qué momento su ansiedad no solo es una incomodidad que quiere resolverse, sino también en qué momento se abre la inquietud de explorar qué hay en esa ansiedad.


4. ¿Cómo saber si tengo ansiedad?


Aunque varían de persona a persona, existen síntomas comunes en la ansiedad:

  • Nerviosismo, agitación o tensión.

  • Sensación de peligro inminente o pensamientos catastróficos insistentes.

  • Síntomas físicos como aumento del ritmo cardíaco, hiperventilación, sensación de ahogo, sudoración, temblores, problemas gastrointestinales.

  • Dificultad para conciliar el sueño y/o cansancio general.

  • Dificultad para concentrarse o pensar en algo que no sea lo que provoca la ansiedad.

  • Miedo irracional a enfermar o morir, tener más crisis, perder el control y/o “volverse locx”.


5. ¿Puede tratarse la ansiedad en un psicoanálisis?


.

De hecho, es una de las causas más frecuentes de inicio de análisis.


El psicoanálisis no se enfoca en eliminar los síntomas de la ansiedad, como ocurre en algunas psicoterapias o tratamientos farmacológicos, sino en abordar las causas profundas, explorar los conflictos internos que desatan la crisis para desarticularlo desde la raíz.





*Para efectos de este artículo y mantenerlo en un lenguaje coloquial, no hicimos la distinción entre ansiedad y angustia que marca la teoría psicoanalítica. En caso de querer conocer esa diferencia, recomendamos revisar las obras de Freud y Lacan sobre estos temas.